banner_premios_via
Rueda

Ojos abiertos y oídos despiertos a los rodamientos

SKF e Impocali recomiendan especial atención a los cuatro tipos de fallas prematuras en los rodamientos de rueda que pueden llevar a un aparatoso accidente.

La marca sueca de rodamientos y bocines SKF y el mayorista colombiano de autopartes Impocali definieron una serie de recomendaciones para evitar que, por fallas prematuras en los rodamientos, se vea comprometida la seguridad vial.

Los rodamientos de rueda son esas piezas de precisión que soportan la carga del vehículo minimizando la fricción sobre los ejes.

Pero cuando se presentan fallas en la lubricación, en los sellos (o retenedores), por fatiga (sea sobrecarga), o por instalación, la vida útil de los rodamientos se ve comprometida.

Las fallas por lubricación pueden ser tanto por exceso como por ausencia, y estas últimas, junto con las ocasionadas por contaminación, se presentan primordialmente por mal funcionamiento del retenedor que contiene la grasa, mientras que la fatiga ocurre por abuso del vehículo y, las de instalación, por error del operario instalador.

Indicios de falla

Sea cual fuere la causa, hay claros indicios que avisan al conductor de que los rodamientos están fallando.

Uno de ellos es la aparición de un sonido de rozamiento, como un rumor cuando se transita luego de cierta velocidad, al tiempo que también puede suceder vibraciones inesperadas tanto en la dirección como en todo el vehículo.

También puede ocurrir la aparición de una inexplicable mancha de grasa o aceite por dentro o por fuera de los rines.

En el mantenimiento tradicional de cambio de aceite y filtros, y de alineación y balanceos, hay que recomendarles a los operarios del taller que, una vez hayan verificado el correcto estado de la suspensión y dirección, comprueben la existencia de holgaduras axiales de las ruedas porque, cuando se manifiesta ese juego excesivo, normalmente es el comienzo del fin de un rodamiento.

Así mismo, cuando ya se requiere cambio de uno de los rodamientos de rueda es recomendable cambiar los rodamientos de ambos lados, es decir ambos delanteros o ambos traseros, según sea el caso.

Adicionalmente, es vital que con cada revisión o cambio de rodamientos se realice el cambio de los retenes porque estos juegan un papel fundamental en el desempeño de los rodamientos.

Fotos: Audi -SKF
Rodamiento + Bocín 2