banner_premios_via
Curvas

Las curvas son uno de los principales retos al volante

Concentración, y control del volante y de la velocidad son la clave.

Tomar una curva es una maniobra de riesgo al volante, especialmente cuando se es un conductor principiante porque, a diferencia de las rectas, girar adecuadamente requiere de conocimiento y control apropiado del vehículo.

No hacerlo de forma asertiva puede comprometer la integridad del conductor y de los demás pasajeros del automotor.

Al conducir y tomar una curva es indispensable hay que estar preparado bajo las siguientes premisas:

  1. Identifique el tipo de curva (cerrada, abierta, ciega, etc).
  2. Sea muy precavido y observador (la vista siempre al frente y atender la visión periférica).
  3. Reduzca la velocidad al tomar una curva.
  4. Controle el volante con ambas manos.
  5. No rebase en curvas, ni cambie de carril.
  6. Tenga en cuenta factores externos como otros vehículos, objetos, etc.

Encuentre más información aquí.

Fuente: Cesvi