banner_premios_via
Lluvias

Cuidado con la conducción bajo la lluvia y vientos cruzados

Hay que estar atento a la ocurrencia de fenómenos meteorológicos adversos que pueden afectar la seguridad durante la conducción.

La presencia de la lluvia y vientos fuertes pueden llegar a afectar negativamente la conducción y ocasionar siniestros viales.

Por eso se deben conocer y ejecutar medidas preventivas que permitan actuar adecuadamente en estas situaciones.

En la conducción bajo la lluvia pueden presentarse escenarios de pérdida de visibilidad, estabilidad y agarre de los neumáticos.

Para mitigar el riesgo:

  • Revise la profundidad de los surcos de los neumáticos (mínimo 1,6 mm).
  • Verifique que el neumático cuente con la presión de inflado adecuada.
  • Recuerde que entre mayor sea el desgaste de los neumáticos (menor profundidad del labrado), peor será su efectividad en la distancia del frenado.
  • Luces y limpiaparabrisas deben estar en óptimas condiciones.
  • Haga uso del aire acondicionado para mitigar reducir la humedad de la cabina y así evitar que se empañe el vidrio panorámico.
  • Disminuya la velocidad de circulación para tener tiempo de reacción ante la presencia de una novedad en la vía.

A diferencia de la conducción en la lluvia, los vientos cruzados no afectan la visibilidad, pero los sentimos cuando mueven el vehículo. Cuando son muy fuertes, pueden afectar la estabilidad y control.

Es muy importante sujetar con firmeza el volante y evitar maniobras bruscas para que el viento no desvíe la trayectoria.

Encuentre más información aquí.

Foto: Cesvi