banner_premios_via
shutterstock_97331864.jpeg

¡Sin llaves del carro y de la casa!

Algunas pólizas de seguro incluyen la asistencia en caso de ciertos olvidos.

Olga es una mujer empoderada que está enamorada completamente de sus dos gatos:  Otto y Mono. Sin embargo, llevaba dos meses con un problema de alergias por culpa del pelaje de los felinos, que le causaba una molestia en los ojos. Esto la llevó a realizarse un tratamiento con su oftalmólogo de confianza.

Un día, Olga, al llegar a un control con el médico y mientras parqueaba, recibió una llamada de su vecina. Extrañada, le contestó:

– “Hola Anita y ese milagro, ¿a qué se debe la llamada?”

A lo que la vecina le dice:

– “¡Olguita su gato Otto está en el techo de la casa y no se quiere bajar!

Al escuchar esto, Olga asustada cierra la puerta del carro de inmediato sin percatarse de que dejó el bolso adentro con las llaves del carro y de la casa.

A falta de uno, tenía dos problemas: Otto en el techo de la casa y ella sin llaves de la casa ni del automóvil, debido a que el otro par de llaves del auto las tenía en casa.

En medio del estrés y preocupación recordó que cuando suscribió su póliza de seguro voluntario de autos, el asesor le mencionó que había asistencia en caso de que dejara las llaves dentro del vehículo.

Llamó a la aseguradora y contó lo que había sucedido. Esta le informó que ya mismo le enviaban un equipo de asistencia para solucionar el problema.

Ella esperó pacientemente, intentando no pensar que a Otto no le diera por saltar del techo.

Una vez llegó la asistencia, pudo abrir la puerta del carro.

Para Olga, lo realizado por el equipo de asistencia fue como de héroes. Ya podía irse a salvar a su amado gato. No sabía qué hubiera hecho sin la ayuda de la aseguradora.

Llegó a su casa, abrió la puerta y Otto, al escucharla, bajó de inmediato y en una maniobra acrobática entró por la ventana con el único objetivo de saludarla.

Después del susto, Olga, completamente agradecida, pensaba qué hubiera pasado en caso de no tener el seguro. Gracias a este, pudo evitar que su pobre Otto se lastimara.

dot_interna