banner_premios_via
shutterstock_548313280.jpeg

¡Que se descargue el celular, pero no la batería del carro!

Las pólizas “todo riesgo” tienen un servicio adicional conocido como carro-taller.

La empresa donde trabaja Daniel José (sobrino de Amparo) había decidido que, por el estado actual de la emergencia sanitaria, era hora de retornar gradualmente de forma presencial una vez por semana.

Por tal razón, la jefe de Daniel José había comentado al equipo que, alineados a la decisión, asistieran a la oficina los lunes para realizar las reuniones estratégicas de área y así poder definir cuáles eran las actividades y objetivos más importantes por cumplir cada semana.

Adicionalmente, la ciudad se encontraba en temporada de lluvias fuertes, razón por la cual Daniel José había decidido madrugar un poco más y llegar temprano los lunes ya que por el clima, la congestión vehicular aumentaba.

Además, llegar tarde a las reuniones no era una opción porque, como política del área, quien llegaba después de 5 minutos debía traer pasabocas para poder entrar.

En las últimas dos semanas, por las lluvias intensas y bajas temperaturas, Daniel José solamente estaba utilizando el carro para asistir a la oficina y, en la última ocasión, cuando fue a prender el carro, se encontró con la sorpresa que no le encendía.

Lo primero que pensó fue que se le había descargado la batería. En ese momento recordó que cuando le vendieron la póliza “todo riesgo”, el asesor le explicó que, si se varaba, existía un servicio adicional conocido como carro-taller.

Acto seguido, se comunicó con la aseguradora para que enviaran los más pronto una persona que lo pudiera sacar del aprieto. Afortunadamente, como venía madrugando, tenía tiempo para alcanzar a llegar a la reunión.

Mientras se alistó y desayunó, llegó el equipo de la aseguradora que en cuestión de minutos lo desvaró.

Daniel José agradeció el salvavidas porque nunca se imaginó que le pudiera suceder esta situación y procedió a dirigirse a la oficina.

Desafortunadamente por el tráfico y la lluvia llegó 6 minutos tarde a la oficina, pero la jefe, conociendo lo que le había sucedido, agradeció el compromiso y le perdonó la invitación del desayuno a los compañeros.

dot_interna